domingo, 24 de marzo de 2013

Pura artesanía y al campo.


Nos acercamos a la época del año en la que disfrutamos de un producto gastronómico típico de Salamanca. Se trata del hornazo. Aunque, es un “plato” que podemos probarlo a lo largo de todo el año, parece que en estas fechas de Pascua, sabe mejor, ¿o no es verdad?
El hornazo de nuestra tierra es exquisito por todos los ingredientes que lo componen: los diferentes embutidos, como el lomo, chorizo o jamón hacen que ese sabor sea verdaderamente salmantino. ¡Ah! Y, que no se nos olvide incorporar en nuestro hornazo, el huevo duro.
Como he dicho anteriormente, la tradición de comerlo es en esta época de Pascua; en concreto, el domingo de resurrección o el lunes de Pascua en la provincia y el lunes siguiente, al que llamamos Lunes de Aguas.
Con nuestro programa Al Dente, hace unos días, nos fuimos a un pueblo cerquita de Salamanca, que se llama Villarmayor. Visitamos una panadería muy conocida por todos aquellos que pasan diariamente por allí, pero, también muy famosa por todos los veraneantes de esa zona. Muchas personas la identifican como la panadería del hornazo, la panadería de la carretera, la panadería de los dulces riquísimos… Pero, ¿cómo se llama? La panadería se llama ¡Don Hornazo!  
Y, es que Don Hornazo, escoge las mejores materias primas para elaborar este plato tradicional. Comenzando por la elección del mejor trigo de la zona castellanoleonesa para elaborar la masa, y continuando con los buenos embutidos que tenemos también en nuestra zona, para ese relleno espectacular.
Si os dais cuenta, al final, las recetas antiguas son las que más éxito tienen. El hornazo siempre ha sido, y estoy segura que seguirá siendo, uno de los mejores productos para representar a la provincia salmantina en cualquier evento gastronómico.
Así que, ya sabéis, a preparar vuestro hornazo y a comerlo en el campo que es dónde mejor sabe. 
Texto:Irene Mielgo 
Foto:Ana Isabel Núñez

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada